Endometriosis desde el punto de vista psicológico

Es importante conocer la visión de enfermedades desde diferentes ámbitos, ya que cada vez más necesitan un tratamiento multidisciplinar. En este artículo nuestra psicóloga @SaraHerreraHidalgo del Centro Médico Deportivo Pérez Frías – Málaga da un punto de vista ligado al ámbito de la psicología a una de las enfermedades que están ligadas al dolor crónico. Endometriosis.

1. Endometriosis. Una vida ligada al dolor crónico.

Desde el área de la psicología, el abordaje del dolor crónico es complejo y multidisciplinar. A nivel de dolor pélvico hay un abanico de patologías que llevan a la persona a sufrir dolor. Yo voy a elegir hoy la endometriosis para hablaros de ella desde el punto de vista psicológico

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es un trastorno crónico ginecológico, frecuente, benigno, dependiente de los estrógenos del ovario y que se asocia a dolor pélvico y esterilidad.

Características

Se caracteriza por la presencia de tejido endometrial uterino fuera de su normal localización, principalmente en el peritoneo pélvico, pero también en los ovarios y en el tabique recto-vaginal y con menos frecuencia en el pericardio, pleura, e incluso en el cerebro.

Diario de una endometriosis

La descripción anterior sería de la enfermedad como tal, pero yo os vengo a hablar de cómo afecta ella a la vida de las personas que la padecen. Todo comienza cuando una chica comienza a tener sus primeras reglas . Empiezan a ser dolorosas , y claro, todo el mundo dice eso de “es normal, y sobre todo al principio”. El problema es que se va alargando en el tiempo y cada vez los síntomas empeoran llegando a provocar dolores tan fuertes que hacen vomitar o incluso perder el conocimiento. Estos dolores ya aparecen incluso en días en los que no hay regla, y en momentos en los que estaba haciendo una actividad acorde a su edad como puede ser educación física. Llega el momento de la primera visita al ginecólogo, ” todo está bien, la regla duele, lo que tiene que hacer es tomar analgesia y podemos probar con hormonas para ver si mejora” . IMPORTANTE , LA REGLA NO TIENE QUE DOLER Y LA SOLUCIÓN NO ES EMPEZAR CON HORMONAS ARTIFICIALES DESDE JOVENCITAS.

Va pasando el tiempo y la enfermedad sigue avanzando conforme vas madurando, hasta que en una de las revisiones ginecológicas, después de años descubren que esos dolores incapacitantes son provocados por una ​enfermedad llamada ENDOMETRIOSIS . Aquí aparece la ambivalencia, por fin se sabe lo que tienes y te lo explican, pero además, aparece el miedo y una pregunta se repite: “Entonces, ¿no voy a poder ser madre?”. Comienza una parte del calvario diferente con pruebas, resultados, diferentes opciones, operaciones, tratamientos hormonales…Todo esto va cogido de la mano de unos niveles de ansiedad y miedo bastante altos, la depresión le acompaña.

Han sido años de lucha por que los demás entendieran que era real, que le pasaba algo, aunque los médicos le dijeran que no. Que no se daba de baja por gusto, sino porque los dolores eran tan incapacitantes que no se lo permitían. Que cuando rechaza un plan con amigos o familia, no es porque es muy introvertida y no le apetezca, sino porque no tiene ni fuerzas para levantarse de la cama. Todo esto lleva a que la persona a que se pueda sentir muy sola, a nivel de pareja, de amigos y de familia. Aunque afortunadamente no todos los casos son iguales.

Al ser una enfermedad crónica implica tener que trabajar desde el punto de vista psicológico tanto el enfoque del dolor como la calidad de vida. En muchos casos va asociada a otras patologías como puede ser la fibromialgia, la distensión abdominal crónica o el síndrome adherencial entre otros. Sin dejar pasar por alto el grado de infertilidad que genera esta enfermedad. Todo ello nos marca lo importante del apoyo psicológico en esta enfermedad.

Psicóloga Sara Herrera Hidalgo

Comparte en tus redes
WhatsApp chat